Para cuando vuelvas tía…

Hola Tía 
 
He pasado a verte, pero ya no estabas. Supongo que estarás tocando con la punta de los dedos una ola del mar en alguna playa perdida a la que sólo tú sabes llegar, o bien buscando una flor para regalarle a mi abuela cuando vengas de visita a Ciudad Real, fíjate, quizás hasta nos hayamos cruzado. He pasado a tu habitación y he visto a Scooby, tumbado en el rincón de tu cama sin moverse, y hasta me ha dejado acariciarlo, cosa rara eh : ), parecía llevar allí mucho tiempo, pero me extraño porque no suele pasar dentro. 
 
También he visto todas tus medicinas desperdigadas por el salón….mi tío siempre fue un desastre, pero anda que tú…te las he recogido y dejado en la mesita del salón, ordenadas por tamaño como a ti te gusta. Por supuesto, me he parado a ver los cientos de brujitas de la suerte que tienes por toda el salón, me encanta esa que parece decir “Déjate llevar”. 
 
A lo mejor has ido a comprar porque he visto tus pinturas en la basura, y desde luego, tu no puedes salir a la calle sin ellas, siempre lanzando tu famosa pregunta de “¿Estoy guapa?”…seguido de “Mentiroso/a”. 
 
La verdad es que he tenido una sensación muy extraña al entrar a tu casa, parecía que faltase algo, supongo que tu enorme sonrisa que nos contagia a todos y ese cariño que muchos no sabían que existía antes de dar contigo. Es cierto que de repente he sentido que alguien estaba conmigo y he recuperado todas esas sensaciones por unos minutos, pero luego han desaparecido. 
 
Ah, he visto en el salón dos cristales de las gafas, el primero con un poco de vaho todavía, como del esfuerzo final y con un dedo perfectamente visible, seguro que de mi tío. El segundo en cambio estaba impoluto……no lo entendí muy bien. 
 
Bueno tía, te dejo, que tengo llamadas perdidas de toda la familia y no sé que querrán….. 
 
Un beso de tu sobrino.

3 Respuestas de Para cuando vuelvas tía…

  1. Viñas dice:

    Me gustaría recuperar ese instante, aquellos pasados, en los que mirábamos unos cristales, suponiendo que en cualquier momento nos sorprenderían asaltándonos…
    Esas tardes de confesiones, de conocernos, de hablar…¡cómo y cuánto me gustaría hoy estar más cerca!…
    Me has dejado con el corazón encogidíto..

  2. Carlos Lillo dice:

    Dos palabras nada más, compadre: ¡Grande Lázaro!

  3. granguybrush dice:

    gracias tiaco….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *